jueves, 16 de julio de 2015

CIRCO, MAROMA Y KAHWAGI



Por: Krudemmon
@krudemmon

Mis ojos todavía sangran luego de que se toparan con el video del "tremendo" nocaut de Jorge Kahwagi.  Una golpe durísimo, pero no a Ramón Olivas (su rival) más bien a la industria de los deportes de contacto.


¿Pues no se supone que la lucha libre es pura payasada?, ¿entonces esto en que categoría entra? en el deporte del catch, los atletas desarrollan un enfrentamiento con tintes artísticos que finaliza (o debería hacerlo) con la rendición convincente de uno de ellos.


Claro, no todos los duelos en la lucha libre son dignos de reconocerse, hay algunos que si tienen la leyenda de "cuidado, no apto para ningún ser vivo", ya que entre intervenciones, cambios de réferis o gladiadores que tratan de ser convertidos en estelares a la fuerza, el espectáculo se mancha de forma lamentable.

Pero lo de Kahwagi si me causa escozor, roña, salpullido y hasta diarrea. El box mueve hasta el triple de dinero que la lucha libre, se le considera "más serio", y por ello ocupa más tiempo en televisión o medios deportivos.

¿Y entonces Kahwagi es boxeador?

El box tiene, desde hace ya varios años, un balazo en el tobillo. Críticas por decisiones de jueces en las Vegas, rivales a modo para las grandes estrellas, la pelea del siglo que juntó más millones que aplausos y que al final no contó porque se le quitaron los títulos a Mayweather.

La lucha libre tiene que voltear a ver el tema, adaptarse a la nueva època sin dejar la fòrmula que la hace única, pero cuidando el no caer en el circo, maroma y Kahwagi.

Porque la neta, lo que más me preocupa es que el sujeto tiene un récord de 12-0 y por ahí también andan luchadores invictos en duelos de apuesta que pueden meterse en el mismo costal.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada