miércoles, 23 de septiembre de 2015

LAS MÁSCARAS PREVIAS ANTES DE SER EL SANTO


Krudemmon
@krudemmon

El 23 de septiembre, pero de 1917, nació en Tulancingo, Hidalgo, el hombre que cambiaría el curso de la lucha libre mexicana, Rodolfo Guzmán Huerta. Antes de convertirse en el ídolo Santo, El Enmascarado de Plata, el hidalguense tuvo que crecer profesionalmente con cuatro personajes diferentes, tres de ellos con máscara.



A principios de la década de los 30, el apellido Guzmán estaba plenamente relacionado con el naciente deporte de la lucha libre mexicana. Miguel "Black" Guzmán fue campeón NWA y campeón de parejas en Texas además de ser el primer campeón nacional semicompleto.

Jimmy Guzmán era otro de sus hermanos así como también Jesús "Pantera Negra" Guzmán; sin embargo, este último fallecería en un accidente dentro del ring, por lo que Josefina Huerta, la madre, le prohibiría al entonces joven Ruddy Guzmán el continuar en la lucha libre.

Pero la advertencia sirvió de poco, Ruddy, entrenado por su hermano Black Guzmán encontró una "solución", se enmascaró como "El Hombre Rojo", sin embargo no duró mucho tiempo con ese personaje.


Siempre bajo la tutela de Jesús Lomelí, el Hombre Rojo cambiaría a  "El Murciélago Enmascarado II, pero al Murciélago Velázquez no le pareció que un muchacho utilizara este apelativo sin su permiso, utilizó también el mote de "El Demonio Negro", pero entonces que llegó la decisión que cambiaría su vida y la de la lucha libre mexicana.


A principios de los años cuarenta, y enfrentando la pérdida de su padre, el joven Guzmán tenía que decidir exáctamente con que personaje continuaría su carrera, nuevamente Lomelí fue un factor determinante, ya que después de sugerirle los nombre de "El Ángel" o "El Santo", sería este último el que fascinaría a Guzmán, ya que consideró, sería lo ideal para su faceta como rudo.

Y así, en julio de 1942 nacería la leyenda de la lucha libre mexicana.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada