jueves, 2 de julio de 2015

CUANDO ZABLUDOVSKY DESENMASCARÓ AL SANTO


Krudemmon
@krudemmon

El periodista mexicano, de ascendencia judía, Jacobo Sabludovsky falleció el 2 de julio de 2015 a los 87 años de edad. Zabludovsky es recordado por su larga carrera en Televisa y la crónica del sismo de 1985, sin embargo, la lucha libre también lleva un recuerdo de Jacobo Zabludovsky.

El 25 de enero de 1984, Jacobo Zabludovsky conducía el programa "Contrapunto", en esa emisión el tema a tratar fue: "La Lucha Libre ¿Circo, Maroma, Teatro o Deporte? los panelistas eran, El Santo, Blue Demon. Eduardo Moreno Laparade. "El Mocho" Cota,  Efraín Cadena Vega y Wolf Ruvinskis.



"Que no haya duda, la lucha libre es uno de los espectaculos más populares de México, boleto por boleto, peso sobre peso, se puede afirmar que la lucha libre es, después del futbol, el más importante espectáculo de masas en México, más que el béisbol", citó Jacobo Zabludovsky al inicio del programa.

En un segmento de la emisión, después de que los panelistas habían expuesto sus puntos de vista, la producción transmitió un fragmento de una de las películas del Santo, en la que una artista decía "daría todo por ver el rostro detrás de esa máscara, debe ser muy atractivo", posteriormente, la producción regresó con los panelistas. En ese momento, Santo  levantó su máscara por algunos segundos, pese a cerrar los ojos, dejó por instantes al descubierto su identidad.


"Este hombre tiene cara de profesor y la verdad siempre usa sus anteojos", dijo Ruvinskis quien aprovechó para contar una anécodta sobre una de las lesiones del Santo. La imagen fue reproducida en otros noticieros de Televisa y congelada en el instante en que Santo dejó al descubierto su rostro, algo que hasta la fecha, causa la molestia de El Hijo del Santo.

"Jacobo Zabludovsky enseñó el cobre, mostró no sólo parte de el rostro de el Santo, también mostró la poca ética profesional y su mucha voracidad al anunciar como una exclusiva en los titulares del noticiero 24 horas ¡El Santo se quitó la máscara y hoy daremos a conocer su rostro! lo hizo sin la autorización de mi padre", publicó el plateado en una columna que escribía para un diario deportivo.


Fue en el último de estos programas, dos años después, cuando mi padre se levantó la máscara por tercera vez, pero jamás se la quitó. Wolf Rubinski mencionó que El Santo tenía cara de académico y que por tal razón sus compañeros le llamaban ‘El Profesor’ (otro mito), pues la verdadera razón por la que a mi padre le llamaban así, era por su larga y brillante trayectoria luchística, pero sobre todo por el cariño y respeto que sentía su gremio hacia él. Hasta ese momento, este hecho no había tenido ninguna consecuencia –tal y como había sucedido con Guillermo Ochoa y Ricardo Rocha–, gracias a que ambos habían mostrado su ética y profesionalismo al abstenerse de congelar la imagen, pues sabían el enorme daño que le podrían causar y, sobre todo, no lo hicieron por respeto hacia él, porque había actuado de buena fe y sin pensar en que se atreverían a exponerlo de esa manera. Sin embargo, Jacobo Zabludovsky no pensaba igual que sus colegas y como dicen por ahí, ¡enseñó el cobre! Mostró no sólo parte del rostro de El Santo, también mostró la poca ética profesional y su mucha voracidad al anunciar como una “exclusiva” en los titulares del noticiario ‘24 Horas’: “¡El Santo se quitó la máscara y hoy daremos a conocer su rostro!” –para empezar no era exclusiva–. Lo hizo sin la autorización de mi padre y sin medir las consecuencias que esto pudiera ocasionarle al dejar la imagen congelada después de haber anunciado ‘con bombo y platillos’ la noticia para así acaparar la atención en su programa, cosa que no necesitaba hacer, rating no le hacía falta, ya que su programa no tenía ninguna competencia y era la única opción a esa hora. Esa noche, mi papá se sintió profundamente decepcionado y a la vez muy enojado cuando vio aparecer su rostro congelado por casi un minuto en la pantalla, por tal razón se comunicó inmediatamente vía tel

Copy and WIN : http://ow.ly/KNICZ
Fue en el último de estos programas, dos años después, cuando mi padre se levantó la máscara por tercera vez, pero jamás se la quitó. Wolf Rubinski mencionó que El Santo tenía cara de académico y que por tal razón sus compañeros le llamaban ‘El Profesor’ (otro mito), pues la verdadera razón por la que a mi padre le llamaban así, era por su larga y brillante trayectoria luchística, pero sobre todo por el cariño y respeto que sentía su gremio hacia él. Hasta ese momento, este hecho no había tenido ninguna consecuencia –tal y como había sucedido con Guillermo Ochoa y Ricardo Rocha–, gracias a que ambos habían mostrado su ética y profesionalismo al abstenerse de congelar la imagen, pues sabían el enorme daño que le podrían causar y, sobre todo, no lo hicieron por respeto hacia él, porque había actuado de buena fe y sin pensar en que se atreverían a exponerlo de esa manera. Sin embargo, Jacobo Zabludovsky no pensaba igual que sus colegas y como dicen por ahí, ¡enseñó el cobre! Mostró no sólo parte del rostro de El Santo, también mostró la poca ética profesional y su mucha voracidad al anunciar como una “exclusiva” en los titulares del noticiario ‘24 Horas’: “¡El Santo se quitó la máscara y hoy daremos a conocer su rostro!” –para empezar no era exclusiva–. Lo hizo sin la autorización de mi padre y sin medir las consecuencias que esto pudiera ocasionarle al dejar la imagen congelada después de haber anunciado ‘con bombo y platillos’ la noticia para así acaparar la atención en su programa, cosa que no necesitaba hacer, rating no le hacía falta, ya que su programa no tenía ninguna competencia y era la única opción a esa hora. Esa noche, mi papá se sintió profundamente decepcionado y a la vez muy enojado cuando vio aparecer su rostro congelado por casi un minuto en la pantalla, por tal razón se comunicó inmediatamente vía telefónica al noticiario y pidió que su llamada saliera al aire para aclarar que ¡él nunca se había quitado la máscara!

Copy and WIN : http://ow.ly/KNICZ
Fue en el último de estos programas, dos años después, cuando mi padre se levantó la máscara por tercera vez, pero jamás se la quitó. Wolf Rubinski mencionó que El Santo tenía cara de académico y que por tal razón sus compañeros le llamaban ‘El Profesor’ (otro mito), pues la verdadera razón por la que a mi padre le llamaban así, era por su larga y brillante trayectoria luchística, pero sobre todo por el cariño y respeto que sentía su gremio hacia él. Hasta ese momento, este hecho no había tenido ninguna consecuencia –tal y como había sucedido con Guillermo Ochoa y Ricardo Rocha–, gracias a que ambos habían mostrado su ética y profesionalismo al abstenerse de congelar la imagen, pues sabían el enorme daño que le podrían causar y, sobre todo, no lo hicieron por respeto hacia él, porque había actuado de buena fe y sin pensar en que se atreverían a exponerlo de esa manera. Sin embargo, Jacobo Zabludovsky no pensaba igual que sus colegas y como dicen por ahí, ¡enseñó el cobre! Mostró no sólo parte del rostro de El Santo, también mostró la poca ética profesional y su mucha voracidad al anunciar como una “exclusiva” en los titulares del noticiario ‘24 Horas’: “¡El Santo se quitó la máscara y hoy daremos a conocer su rostro!” –para empezar no era exclusiva–. Lo hizo sin la autorización de mi padre y sin medir las consecuencias que esto pudiera ocasionarle al dejar la imagen congelada después de haber anunciado ‘con bombo y platillos’ la noticia para así acaparar la atención en su programa, cosa que no necesitaba hacer, rating no le hacía falta, ya que su programa no tenía ninguna competencia y era la única opción a esa hora. Esa noche, mi papá se sintió profundamente decepcionado y a la vez muy enojado cuando vio aparecer su rostro congelado por casi un minuto en la pantalla, por tal razón se comunicó inmediatamente vía telefónica al noticiario y pidió que su llamada saliera al aire para aclarar que ¡él nunca se había quitado la máscara!

Copy and WIN : http://ow.ly/KNICZ

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada